Vender Patek Philippe

Ancienne Vintage Gallery

¿Quiere vender su reloj Patek Philippe al mejor precio? En Ancienne tenemos más de 25 años de experiencia en la tasación, gestión de venta y compraventa de relojes de lujo, de colección y vintage.

 

Venda su reloj Patek Philippe en un proceso rápido, sencillo, discreto y seguro. Obtenga el mejor precio evitando devaluaciones e intermediarios innecesarios.

Compramos, intercambiamos y gestionamos la venta de relojes de alta gama, si desea ofrecernos su reloj, rellene el formulario.

    <

    Cargar imagen en formato jpg, png (max 8MB)

    Borrar

    Borrar

    Borrar

    *Campos obligatorios.

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y aplica Política de privacidad y Términos de uso de Google.

    Si tiene algún problema para enviar las fotografías, envíelas por email o whatsapp.















    Sobre Patek Philippe

    Antes de fundar de una de las relojeras más importantes del mundo, Antoni Norbert de relojes Patek luchó como oficial contra la ocupación rusa de Polonia en 1830. Como consecuencia de la guerra, se vio obligado a abandonar su país natal para establecerse en Suiza en el año 1833.

     

    Una vez afincado en Suiza, empezó a comercializar con relojes vendiéndolos a importantes clientes polacos. Junto a su amigo Franciszek Czapek decidieron emprender la aventura de fundar su propia empresa de manifactura relojera a la que llamaron “Patek and Czapek”.

     

    En 1844 Antoni Norbert de Patek conoció en la Exposición Industrial de Francia a Adrien Philippe, un inventor visionario que había presentado su propia patente de sistema de carga de movimientos sin necesidad de llave. Antoni de Patek pronto vislumbró la oportunidad de incorporar a tan interesante personaje a su empresa, y le propuso formar parte de la sociedad, así como de ocupar el cargo de director técnico.

     

    Como consecuencia de las fuertes desavenencias con Antoni Norbert de Patek, Franciszek Czapek abandonó la empresa y en 1851, la sociedad cambio su nombre por el de Patek, Philippe & Cie. A partir de ese momento, el apellido de los dos socios apareció en las esferas de todos los relojes que producían.

     

    Durante el siglo XIX la marca de relojes Patek Philippe evolucionó hasta convertirse una compañía de la que se decía que ofrecía “los mejores relojes que el dinero podía comprar”. A un creciente prestigio de la marca se le sumó el genio relojero Adrian Philippe y la capacidad empresarial de Antoni Norbert de Patek, de ese modo, afianzaron la reputación de la empresa y patente tras patente, innovación tras innovación, los relojes Patek Philippe fueron sinónimo de gigantes de la industria y favoritos de la aristocracia.

     

    A principios de siglo XX, la industria relojera empezó a cambiar debido a la llegada del reloj de muñeca. Las ventajas que presentaban sobre los relojes de bolsillo eran indiscutibles, y este hecho se evidenció todavía más en el mundo del deporte y durante los períodos de guerra.

     

    En 1913 Patek Philippe introdujo su primer reloj de pulsera con correa de piel, conocido como “Officer”. Durante la década de los años treinta, los relojes de pulsera ya eran un objeto familiar y conocido para el gran público, por lo que relojes Patek Philippe puso a disposición de sus clientes un amplio surtido de modelos (tanto de caballero como de mujer).

     

    El paso de los años veinte a los treinta se vio afectado a nivel mundial por la Gran Depresión, que perjudicó también a la estabilidad de la compañía. En 1932, los hermanos Stern, propietarios de la empresa productora de esferas Stern Freres, se hicieron con la empresa de relojes Patek Philippe, e hicieron posible su recuperación.

     

    Durante esta época, la marca de relojes Patek Philippe fue líder indiscutible en miniaturizar movimientos complicados de relojes de bolsillo, adaptándolos al tamaño de los relojes de pulsera, adelantándose así a las nuevas demandas de mercado.

     

    Cronógrafos, cronógrafos rattrapantes, repeticiones, minutos y calendarios perpetuos eran producidos por Patek Philippe con regularidad.

     

    Patek Philippe también experimentó en esta época con los diseños de cajas, creando un gran surtido de formas y modelos como cajas cushion, cajas rectangulares, cajas escalonadas etc.

     

    En 1932, Patek Philippe creó su primer modelo de Calatrava, con referencia 96. Su diseño minimalista y funcional vino inspirado directamente por la escuela de la Bauhaus, y su nombre, de la orden religiosa española.

     

    Tras la segunda Guerra Mundial, la fama de los relojes Patek Philippe siguió creciendo, no sólo por su calidad, sino por sus innovadores diseños de modelos como el Top Hat (ref. 1450), Manta Ray (ref. 2554), Torre Eiffel (ref. 2441) y Marilyn Monroe (ref. 2442).

     

    Durante estos años, su dominio del mercado en cuanto a relojes complicados se evidenció en sus cronógrafos. Basándose en el movimiento Valjoux 13 Patek Philippe introdujo una serie de cronógrafos muy deseados por sus clientes: la icónica referencia 130, el modelo de mayor tamaño con referencia 530, el modelo con tapa a rosca ref. 1463 y el modelo ratrapante ref. 1436. En cuanto a sus calendarios perpetuos, Patek Philippe introdujo varias referencias como la 1526, la 2438 y la referencia 2497. En cuanto a modelos de mecanismo más complejo, Patek Philippe produjo cronógrafos con calendario perpetuo (ref. 1518, ref. 2499).

     

    En esta misma época, la marca lanzó un reloj hora mundial con referencia 1415 y posteriormente el ref. 2523.

     

    A finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta aparecieron nuevos modelos de Calatrava, con cajas de mayor tamaño como las referencias 565 y 570. Posteriormente aparecieron las referencias 2508 y 2509.

     

    El invento por parte de la marca de relojes Patek Philippe en la década de los 50 del mecanismo “Gyromax Balance” condujo directamente a la creación del primer reloj con carga automática de la casa: el Calatrava ref. 2526. Más tarde aparecieron modelos automáticos con calendario perpetuo como las referencias 3448 y 3450.

     

    En la década de los sesenta, las grandes relojeras suizas buscaron con afán un único y común objetivo: la precisión. Esta búsqueda culminó con la llegada de los relojes de mecanismo quartz, y Patek Philippe presentó sus propios modelos en la década de los setenta que llevaban como referencia 3587 y 3603 y montaban el famoso calibre Beta 21.

     

    Algunas grandes relojeras suizas como Rolex y Audemars Piguet empezaron a tener gran éxito debido al lanzamiento de modelos deportivos en acero inoxidable. Este hecho creó una fuerte competencia e hizo que la marca de relojes Patek Philippe se viera obligado a lanzar un nuevo modelo que cumpliera con estas características. Nació entonces el emblemático modelo “Nautilus” ref. 3700.

     

    A principios de los años ochenta, terminó la producción del modelo con ref. 2499 y en 1985 se introdujeron los modelos con calendario perpetuo ref. 3940 y calendario perpetuo con cronógrafo ref. 3970.

     

    En 1989 Patek Philippe celebró su 150 aniversario lanzando al mercado el calibre 89, considerado el calibre de mayor complejidad del mundo.

     

    Desde sus inicios hasta el día de hoy, la marca de relojes Patek Philippe ha estado en la cumbre de la alta relojería. Sus continuas innovaciones en mecánica y diseño siguen entusiasmando a coleccionistas y amantes de la alta relojería de todo el mundo.

     

    En Ancienne siempre estamos interesados en adquirir nuevos relojes. Nos centramos principalmente en piezas vintage que datan de los años 40 hasta finales de los 80. Estamos especializados en las principales marcas suizas como Rolex, Patek Philippe, Cartier, Audemars Piguet, Vacheron Constantin, etc poniendo especial énfasis en la rareza y la calidad.

     

    Compramos, intercambiamos y gestionamos la venta de relojes de lujo vintage. Si desea vender su Patek Philippe, rellene el formulario.

    Quiero vender mi reloj

    Gracias

    Tu solicitud ha sido enviada.